Monday, February 13, 2012

La Soledad del Poeta

'Cómo llenarte, soledad
sino contigo misma'

- Luís Cernuda

No había leído nunca al gran poeta Sevillano Luís Cernuda, hasta que, el año pasado, en busca de inspiración, di con una antología suya en una biblioteca. Y qué decir... Su tratamiento de la soledad me cautivó, hasta el punto de que en varios temas me sentí identificada con su poesía: la soledad del poeta, el saberse diferente, los recuerdos de la infancia, y el tiempo y su discurrir.

Yo al menos, como poeta, me se distinta, rara, cómo me decían en el colegio mis compañeras, porque en el recreo, en vez de salir a jugar, aunque no tenía muchos amigos dado mi carácter timido, me encerraba en la biblioteca a leer y escribir poesía. En parte es normal, los niños tienden a marginar aquello que no entienden, aunque para mi, con 12 años, era algo completamente normal escribirle un poema a la lluvia, los árboles, o a una bailarina de ballet clásico, arte que yo profundamente admiro.

La soledad es algo inherente al poeta, es un precio que debemos pagar por sentir diferente al resto del mundo, por plasmar esos sentimientos sobre el papel o unos versos, por ser nosotros mismos. Pero la poesía, como dice Cernuda, crea un lugar habitable para nosotros. Quizá nosotros mismos nos aislamos, pero porque nos sentimos solos desde el momento en que recibimos la llamada de la poesía. Y no sólo nos sentimos, sino que además estamos solos, porque la gente no comprende que nos pasemos una hora mirando al mar, o que nos maravillemos con los arreboles de la tarde.